Noticia

Rinitis Crónica: Cirugía de Radiofrecuencia de Cornetes

Cada vez existe un mayor porcentaje de población afectado por RINITIS CRONICA. La mayoría de las veces la causa de esta rinitis es alérgica.  

No respirar bien por la nariz afecta a la calidad de vida de muchas personas empeorando su descanso nocturno, su rendimiento laboral y su vida cotidiana.

La rinitis es una inflamación de la mucosa de las fosas nasales, producida por múltiples posibles causas: alérgicas, funcionales, infecciosas, metabólicas, farmacológicas, ocupacionales.

Puede presentarse de manera aguda o persistir en el tiempo (crónica) y está caracterizada por una serie de síntomas, como son congestión u obstrucción nasal, rinorrea (mocos), estornudos, prurito nasal, rinorrea posterior, pudiendo ir unido además, de síntomas oculares, faríngeos y óticos.

¿Qué es la Rinitis?

Es una inflamación de la mucosa nasal  y el aumento de tamaño de los cornetes.

Los cornetes son una estructura que se encuentra en las fosas nasales. El centro de los mismos está compuesto por hueso. Su función es acondicionar el aire que respiramos y que este llegue en condiciones óptimas a los pulmones: filtra, calienta y humedece el aire que inspiramos.

Este aumento de tamaño de los cornetes (hipertrofia), sobretodo de los inferiores, provoca una dificultad respiratoria nasal. El cornete ocupa más espacio y queda menos espacio libre pasar el aire y poder respirar.

Además de la mala respiración nasal se producen otros síntomas nasales como moco en la nariz, disminución del olfato y estornudos. Incluso puede provocar respirar por la boca, ronquido nocturno, sinusitis, molestias faríngeas de repetición y problemas de oído (otitis serosas). También contribuye al empeoramiento de la apnea nocturna, a una mala calidad del sueño y en el caso de deportistas dificultad en el rendimiento al no poder respirar bien por la nariz.

 

Hipertrofia de Cornetes

Hipertrofia de Cornetes

Definición de Rinitis Crónica

La rinitis es un proceso inflamatorio de la mucosa nasal caracterizado por los siguientes síntomas clínicos: rinorrea anterior o posterior, estornudos, taponamiento  o congestión nasal y/o prurito/picor de la nariz. 

Cuando la inflamación afecta también a los senos paranasales se denomina rinosinusitis (RS). Es rara la afectación aislada de los senos sin afectación de la mucosa nasal.

Existen múltiples clasificaciones de la rinitis que son poco útiles en la práctica clínica al mezclar criterios patogénicos con etiológicos. Una clasificación clínica de la rinitis, avalada por un amplio consenso internacional, es la que se propone en el documento Allergic Rhinitis and its impact on Asthma (ARIA). (Tabla 1)

 

Tabla 1. Clasificación clínica de las rinitis

Tabla 1. Clasificación clínica de las rinitis

Tratamiento de la Rinitis crónica con y sin operación

El tratamiento de la hipertrofia de cornetes es inicialmente médico. Consiste en lavados nasales y utilización de antihistamínicos y/o sprays nasales antiinflamatorios (corticoides tópicos). Cuando el tratamiento médico no es efectivo es cuando nos planteamos la realización de un tratamiento quirúrgico.

Tratamiento médico de la rinitis crónica

El tratamiento de la rinitis crónica inicialmente es farmacológico.

Los fármacos más eficaces en el tratamiento de las rinitis crónicas alérgicas o no alérgicas son los corticoides. Debido a su acción antiinflamatoria controlan todos los síntomas de la rinitis, excepto los síntomas oculares de los alérgicos. La mayoría de las rinitis crónicas moderadas y severas mejoran con la utilización de los corticoides tópicos en spray nasal.

Debido a los efectos adversos sistémicos de los corticoides orales, estos se deben reservar para rinitis crónicas muy severas y  que no respondan al tratamiento con corticoides tópicos, como las que se asocian a poliposis nasal. Se administran en ciclos de tratamiento cortos.

Tratamiento quirúrgico para la rinitis crónica

Cuando la dificultad respiratoria nasal no mejora con el tratamiento médico habitual y  la calidad de vida del paciente está afectada, nos planteamos la realización de un tratamiento quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico con mejores resultados y menores riesgos y complicaciones es la RADIOFRECUENCIA DE CORNETES INFERIORES.

El objetivo de esta técnica quirúrgica es la reducción del tamaño del cornete inferior, en los casos en los que dicho cornete dificulte la respiración nasal, mediante el empleo de una energía de alta frecuencia, de baja potencia y de baja temperatura (radiofrecuencia).

¿En qué consiste la Cirugía de Radiofrecuencia de cornetes interiores para la Rinitis Crónica?

Este procedimiento, se realiza en el quirófano bajo sedación. La duración es de 15-20 minutos.

Consiste en introducir la punta de un electrodo (aguja) a través de los orificios de la nariz, pinchando el espesor del cornete inferior en varios puntos. Este terminal está conectado a un equipo de radiofrecuencia que transmite una energía al tejido del cornete para que éste disminuya de volumen y así ganemos espacio para la entrada de aire por la nariz.

La intervención es muy poco traumática ya que se respeta la integridad de la mucosa nasal.

En el postoperatorio inmediato se puede producir una reacción inflamatoria en el cornete, lo que motiva una sensación de congestión nasal durante 5-10 días, después de los cuales se empiezan a notar los resultados de la cirugía.

Se trata de una intervención no dolorosa, que se realiza de forma ambulatoria, pudiendo regresar el paciente a su domicilio a las pocas horas de haberse realizado.

No precisa de taponamiento nasal tras su realización.

Las complicaciones de esta cirugía son muy poco frecuentes.

Las semanas posteriores al procedimiento se deben realizar lavados nasales, con suero fisiológico o soluciones salinas hipertónicas (agua de mar). Tras la intervención, habitualmente no se precisa baja laboral.

 

tratamiento rinitis crónica

Esquema de la introducción del terminal de radiofrecuencia a través del orificio nasal, tratando el cornete.

 

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una reacción inmunológica mediada por IgE a nivel de la mucosa nasal, desencadenada generalmente por aeroalérgenos. Los alérgenos son generalmente inhalantes domésticos, especialmente ácaros, epitelio de animales (gatos, perros, caballos, roedores, aves, etc.), esporas de hongos y pólenes.

Definición de Rinitis Alérgica

La rinitis alérgica (RA) se define como un conjunto de síntomas mediados inmunológicamente, de tipo inflamatorio, tras la exposición al alérgeno, y que incluyen prurito, estornudos, obstrucción/congestión nasal y rinorrea/descarga posterior.

Clasificación de la rinitis alérgica

La clasificación de la RA cambió a partir de la publicación del documento ARIA en intermitente y persistente, debido a que la clasificación clásica en estacional, perenne y ocupacional no reflejaba la realidad clínica de los pacientes. La clasificación propuesta por el documento ARIA según su duración y gravedad ha sido validada. Se han definido unos criterios clínicos, basados en los ítems del documento ARIA de clasificación de la gravedad, para poder discriminar entre tres estadios de gravedad: leve, moderada y grave.  (Tabla 2).

 

Tabla 2. Clasificación clínica de la rinitis alérgica

Tabla 2. Clasificación clínica de la rinitis alérgica

 

La forma de presentación más común de la rinitis es el catarro común, con una incidencia de 2 a 5 episodios/año en adultos y de 7 a 10 en niños. La RA es la más frecuente de las rinitis no infecciosas y se asocia con frecuencia a conjuntivitis y asma. Representa un problema de salud global afectando a un 10-20 % de la población. La prevalencia en la población general se ha estimado en torno al 20-25 %. 

Múltiples estudios epidemiológicos, fisiopatológicos y terapéuticos han demostrado la  asociación entre rinitis y asma. La prevalencia de asma en pacientes con rinitis alérgica es mucho más alta que en la población general. En torno a la mitad de los pacientes con RA padecen asma, en diversos estudios realizados en España.

Tratamiento de la Rinitis Alérgica

El primer paso, si es posible, sería evitar la exposición al alérgeno. Las rinitis alérgicas leves se controlan generalmente con la utilización de antihistamínicos orales, en cambio son ineficaces en el resto de rinitis no alérgicas. Los antihistamínicos de administración tópica (sprays nasales) parecen mostrar eficacia similar a los orales.

El tratamiento de la rinitis alérgica debería combinar:

• Evitar la exposición a alérgenos (cuando sea posible).
• Farmacoterapia.
• Inmunoterapia.

Tratamiento farmacológico de la Rinitis Alérgica

En la elección del tratamiento farmacológico se debe evaluar la eficacia, la seguridad, la relación coste-efectividad, las preferencias de los pacientes, la gravedad de la enfermedad y la presencia de comorbilidades. Los fármacos deben utilizarse de forma escalonada según la gravedad. (Tabla 3)

Tabla 3. Tratamiento médico de las rinitis alérgicas.

Tabla 3. Tratamiento médico de las rinitis alérgicas.

Antihistamínicos 

Los antihistamínicos H1 orales mejoran los síntomas de la rinitis, la rinorrea, los estornudos, el picor nasal y los síntomas oculares, aunque son menos efectivos en la obstrucción nasal. Deben usarse antihistamínicos de segunda generación (no producen sedación) por motivos de eficacia y seguridad (GEMA).

Los antihistamínicos H1 tópicos  también se han mostrado eficaces en la rinitis y conjuntivitis alérgica.

Glucocorticoides intranasales

Los glucocorticoides intranasales  son fármacos antinflamatorios muy potentes y eficaces en el tratamiento de la rinitis alérgica y no alérgica. Consiguen una elevada concentración del fármaco en la mucosa nasal, con un mínimo riesgo de efectos adversos sistémicos. Son el tratamiento de elección en la rinitis alérgica moderada-grave. Son superiores en eficacia a los  antihistamínicos y a los antileucotrienos. 

Combinación de un glucocorticoide y un antihistamínico

La combinación de un glucocorticoide y un antihistamínico, administrada por vía intranasal ha demostrado una eficacia superior a la administración por separado de cada fármaco, siendo considerada actualmente una de las indicaciones de primera línea en la rinitis alérgica moderada- grave.

Glucocorticoides orales

Los glucocorticoides orales, en pautas de corta duración se pueden utilizar en casos de rinitis graves que no respondan a otros tratamientos.

Descongestionantes intranasales

Los descongestionantes intranasales  se pueden utilizar durante un periodo corto de tiempo en pacientes con obstrucción nasal importante.

Antagonistas de los receptores de los leucotrienos

La eficacia de los antagonistas de los receptores de los leucotrienos  es menor que la de los glucocorticoides intranasales o los antihistamínicos orales, por lo que constituyen una segunda línea de tratamiento. Son además eficaces en el tratamiento del asma, por lo que están indicados en pacientes en los que coexisten ambas.

Solución salina hipertónica

La irrigación nasal salina mejora los síntomas de la rinitis alérgica. El uso diario de solución salina hipertónica es capaz de disminuir significativamente el número de episodios de rinitis alérgica aguda.

Un ensayo clínico aleatorizado demuestra que el agua de mar no diluida (solución salina hipertónica) obtiene los mejores resultados en la mejora del latido ciliar y en la velocidad de reparación de la herida epitelial frente a solución salina normal.

Inmunoterapia con alérgenos

La inmunoterapia con alérgenos es eficaz y costo-efectiva en el tratamiento de la rinitis alérgica causada por pólenes y ácaros, tanto en su forma de administración subcutánea, como con la oral (sublingual).

Medidas de evitación de alérgenos

Las medidas de evitación de alérgenos de interior (ácaros, hongos), animales domésticos y alérgenos ocupacionales han demostrado una disminución de los niveles de exposición, pero muy poca mejoría en los síntomas y la evolución de la enfermedad.

Solicitar citaSolicitar cita

Bibliografía

  1. Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) 2008 update (in collaboration with the World Health Organization, GA(2)LEN and AllerGen.. Bousquet et al. Allergy. 2008 Apr;63 Suppl 86:8-160.
  2. Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) guidelines-2016 revision. Brożek JL et al. J Allergy Clin Immunol. (2017) Oct;140(4):950-958.
  3. Guía GEMA 4.4. www.gemasma.com

Leave a Reply