No respirar bien por la nariz afecta a la calidad de vida de muchas personas, empeorando su descanso nocturno, su rendimiento laboral y su vida cotidiana.

La mayoría de los pacientes que acuden a la consulta por problemas nasales, se quejan de los siguientes síntomas:

  • No respiro bien por la nariz.
  • Tengo mocos.
  • Mi nariz me “gotea” constantemente.
  • Llevo mucho tiempo con un catarro.
  • No tengo olfato.

Estos síntomas son los más habituales de las siguientes patologías:

  • Desviación del tabique nasal.
  • Rinitis crónica.
  • Pólipos nasales.
  • Sinusitis crónica.
Problemas nasales

Diagnóstico.

La Fibroscopia nasal realizada en la consulta nos permite el diagnóstico rápido del problema. 

 El diagnóstico certero del problema nos permite realizar una correcta indicación quirúrgica que es la clave para conseguir el mejor resultado.

La desviación del tabique nasal provoca dificultad respiratoria, teniendo como único tratamiento la Cirugía (Septoplastia).

La sensación de “catarro que dura mucho tiempo” generalmente se relaciona con Rinitis Crónica. Consiste en una inflamación de la nariz que produce un aumento del tamaño de los cornetes y al aumentar estos su tamaño obstruyen el paso del aire por la nariz haciendo difícil la respiración.

En algunos casos la Rinitis Crónica puede ir acompañada de mucosidad, amarilla o verdosa, junto con una sensación de presión o dolor en la cara indicando todo esto la posible presencia de una Sinusitis Crónica.

Otro síntoma asociado a la Rinitis Crónica es la pérdida o disminución del olfato. Esta alteración unida a la dificultad para respirar y a mucosidad puede indicar la presencia de una Poliposis Nasal.

Tratamiento.

Tanto la Rinitis, Sinusitis y la Poliposis Nasal, se tratan con tratamientos médicos. Pero hay veces que estos tratamientos no son efectivos. En esos casos existe la posibilidad de tratamientos quirúrgicos poco agresivos realizados con técnica endoscópica como Radiofrecuencia de Cornetes y Cirugía Endoscópica Nasosinusal.

Solicitar cita

Estas cirugías son mínimamente invasivas y por lo general tienen un buen postoperatorio. Más de un 80% de los casos no requiere de taponamiento nasal tras la cirugía. La vuelta a la actividad habitual se produce en pocos días..