Muchas pérdidas de audición tienen solución. Las supuraciones de oído reiteradas o continuas se asocian con enfermedades infecciosas del oído.

Los problemas fundamentales que se producen en el oído se resumen en dos:

  • Pérdida de audición (hipoacusía o sordera).
  • Infección en el Oído.

 Siendo las patologías más habituales:

  • Otitis media crónica.
  • Colesteatoma.
  • Otosclerosis.
  • Secuelas postinfecciones.
Problemas en el oído

Diagnóstico.

Las pérdidas de audición pueden ser debidas a alteraciones en el oído medio o en el oído interno.

Es fundamental un diagnóstico preciso con otoscopia y audiometría para buscar la mejor solución.

Los problemas de pérdida de audición en el oído interno se tratan con audífonos si es preciso.

La pérdida de audición en el oído medio se mejora con cirugía (Microcirugía). Esta cirugía se realiza bajo visión con microscopio quirúrgico y buscan recomponer el mecanismo de la audición reparando perforaciones del tímpano, desconexiones de la cadena de huesecillos, etc…

El otro gran problema que afecta al oído son las infecciones: 

* Las infecciones agudas se relacionan con catarros de vías altas (nariz) y se tratan con medicamentos.

* Las infecciones crónicas además de los síntomas típicos de la infección como son el dolor y la supuración de oído,  también producen pérdida de audición.

Tratamiento.

Las otitis medias crónicas y los colesteatomas deben tratarse con cirugía para solucionar la infección como objetivo fundamental y para intentar mejorar la audición como objetivo secundario.

Solicitar cita

Un gran número de estas infecciones requieren de cirugía para su solución definitiva.

Esta cirugía se realiza también con microscopio quirúrgico, con mínima hospitalización, con postoperatorios cortos y por lo general sin complicaciones.